https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
top of page

Personas que necesitan a otras personas: conectarse para abordar el suicidio en el autismo




POR ANNABELLE MOURNET

Fuente: Spectrum | 07/03/2023

Ilustración: Julien Posture



Numerosas pruebas demuestran que los adultos autistas tienen un riesgo elevado de suicidio. Estar socialmente conectado ayuda a proteger contra los pensamientos y comportamientos suicidas en la población general, pero se ha pasado por alto como factor de protección para las personas autistas.


Esto se debe probablemente a la desafortunada idea errónea de que los autistas no están interesados en la interacción social, una idea conocida como la teoría de la motivación social del autismo.


La teoría de la motivación social carece de apoyo empírico. Recientes hallazgos de nuestro laboratorio, procedentes de un estudio de 100 adultos autistas y 100 adultos no autistas, sugieren que los adultos autistas tienen en realidad mayores niveles de deseo y motivación para relacionarse con los demás que los adultos no autistas. Los adultos autistas también tienen un número similar de conexiones sociales que los adultos no autistas, según un estudio realizado en 2021 con 184 personas que declararon tener un diagnóstico de autismo. Y más de tres cuartas partes de los participantes en el estudio manifiestan sentimientos de identificación social con al menos un grupo social.


En otras palabras, es probable que la teoría de la motivación social no se aplique a la mayoría de los autistas, y mucho menos a todos ellos. No se puede suponer que los adultos autistas tienen menos conexiones sociales, o menos deseo de tener conexiones sociales. Nuestro campo debe trabajar para desmantelar estas nociones dañinas e inexactas y desarrollar intervenciones contra el suicidio que promuevan la conexión social para las personas autistas. Dichas conexiones podrían proteger contra el suicidio a las personas autistas. Existe una variedad de intervenciones diseñadas para mejorar la conexión social que podrían adaptarse a las poblaciones autistas.


Otras razones distintas de la motivación social podrían explicar por qué los adultos autistas experimentan a veces una falta de conexión social y aislamiento. Es posible que tengan el mismo deseo de conectar con los demás que sus compañeros no autistas, pero que lo manifiesten de forma diferente, de modo que los demás no siempre reconozcan sus intentos. Por ejemplo, las personas no autistas interpretan la disminución del contacto visual de los autistas como un signo de desinterés social, según sugiere un estudio de 2010.


Además, muchos autistas pueden estar muy motivados para relacionarse, pero a menudo se enfrentan al rechazo social. Según un editorial de 2020, las ideas erróneas de las personas no autistas sobre las motivaciones y preferencias de los autistas para relacionarse socialmente son estigmatizantes y a menudo llevan a las personas no autistas a pasar por alto las barreras que impiden a los autistas perseguir su deseo de relacionarse socialmente. Es probable que el aislamiento al que se enfrentan los autistas no sea el resultado de la autopreferencia, sino de la autoprotección, dadas las experiencias de intimidación, acoso, rechazo e incluso abuso.


La investigación participativa que se basa en las voces y el trabajo de los adultos autistas puede ayudar a aclarar los factores que afectan a la motivación de los adultos autistas para relacionarse socialmente. Este tipo de investigación también podría ayudar a abordar mejor sus necesidades sociales.


Al suponer erróneamente que los autistas están menos interesados en conectar con los demás, los investigadores se desvían del estudio de la conexión social como medida importante para prevenir el suicidio entre los adultos autistas. La desviación es especialmente desafortunada, dado que la prevención del suicidio es tanto más acuciante para esta población.


Cada vez hay más pruebas que explican por qué las personas autistas pueden enfrentarse a un mayor aislamiento y rechazo social, aunque deseen seguir estando socialmente conectadas y con inclinaciones sociales. En consecuencia, debemos seguir deconstruyendo la idea errónea de que los adultos autistas carecen de deseo de conexión social. Más bien, deberíamos aprovechar su considerable deseo de conexión social para desarrollar intervenciones suicidas que promuevan la conexión social.


Con aportaciones de Evan Kleiman.


Si usted o alguien que conoce tiene pensamientos suicidas, hay ayuda disponible. Aquí tienes un directorio mundial de recursos y líneas directas a las que puedes llamar en busca de apoyo en el siguiente enlace.



Citar este artículo: https://doi.org/10.53053/DAQS4730


58 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

No votaré

Comentarios


bottom of page