https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
top of page

Rutinas




POR GABRIEL MARIA PÉREZ

Fuente: Univers Àgatha | 15/01/2023

Fotografía: Pixabay




Han pasado ya las fiestas navideñas y una vez cambiado de calendario o de año, si se prefiere así, y una vez, también, desaparecidos los adornos, el arbolito (para quien lo ponga), etc, parece que todo ha de volver a la normalidad:

Estrés del regreso a la oficina, estrés a la vuelta al centro de día de mi hija Àgatha, con autismo severo, estrés al ver la cuenta corriente, estrés de...


Una vuelta a las rutinas diarias, que a unos ya nos agotan antes de retomarlas y que para otros, caso de las personas con autismo, pueden ser un alivio tras unos días que han modificado sustancialmente sus hábitos cotidianos.


Pero estamos contentos en casa.


Estas fiestas, lejos de poder perturbar en demasía a Àgatha, parece que la han tranquilizado, y esa sonrisa que recuperó no hace demasiados días, parece que también se está perpetuando.


Lejos parece que han quedado esos tres o cuatro primeros días de vacaciones en los que años atrás, se alteraba sobremanera y gritaba y saltaba con una excitación casi incontrolable.


Sí, posiblemente sea que está creciendo y probablemente con la edad mejora sus percepciones de “su realidad”, de sus recuerdos de pasadas fiestas, y ese será el motivo por el que su estado es de absoluta tranquilidad, ofreciéndonos su lustrosa sonrisa.


Aunque no podemos engañarnos, en cualquier momento podría volver a caer en otra nueva crisis, por eso nos sentimos tan reconfortados al verla tan linda en su enigmático mundo, con una sonrisa y una mirada bien nítidas.


En el autismo las rutinas son una forma de brindar previsibilidad y establecer orden en el día a día a quien tiene este trastorno, lo que les permite o ayuda a lidiar con posibles alteraciones emocionales.


Mantener estos hábitos sin cambiarlos bruscamente, permiten a los individuos con autismo canalizar mejor el día a día, ya que se adaptan a ellos casi mecánicamente, y es por ese motivo, que algún cambio repentino puede perturbar sus emociones, alterando su humor y su modo de reaccionar sistemáticamente.


Las personas con autismo reciben la información de una forma más clarificada mediante rutinas creadas, por ejemplo, con apoyos visuales, en los que se muestran secuencias de pasos que deben realizar para cumplimentarlas y junto con nuestra explicación verbal, se les ayuda a favorecer su aprendizaje, comprensión y adaptación al día a día.


Tanto las rutinas como la anticipación en los individuos con autismo sirven de ayuda para comprender y estructurar el mundo que les rodea, pero debemos tener en cuenta que ambas no funcionarán desde el primer momento, pues estas ayudas necesitan un aprendizaje inicial, que una vez adquirido facilitará la consecución de las secuencias diarias que tienen lugar en su vida.


De todos modos, siempre depende del tipo de autismo que pueda tener cada persona, así como el grado de (dis)capacidad, pues por ejemplo, en el caso de Àgatha, dado su alto grado de incapacidad para poder comprender a sus interlocutores y a lo que a ella misma le rodea, poder adaptar un tipo de enseñanza o terapia conductual resulta muy farragoso.


Es por ese motivo que muchas veces preferimos el contacto físico (caricias, besos, abrazos, etc), que una obligada enseñanza de pictogramas o con imágenes, etc, pues la lleva en varias ocasiones a un nerviosismo extremo no deseado.


Àgatha vive dentro de sus enigmas.


Su cerebrito es como un archivador lleno de carpetas diferentes, abstractas tanto para ella como para quien convive con ella, por eso me gusta dar ese carácter de enigmático a su comportamiento, a sus sonrisas o carcajadas que tantas veces le sobrevienen sin sentido, pero que seguro que le sirven para externalizar sus sensaciones.


Es divino ver como de nuevo, cuando llego a casa del trabajo, me recibe con una sonrisa dibujada en su rostro, una sonrisa excelsa y brillante.


Un poco más atrás de ella, Ivy, nuestra gordita gata, me observa maullando melosamente, seguro que son celos al oír cómo le digo a Àgatha palabras melodiosas de cariño mientras la acaricio suavemente.




112 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page