Terapia MeRT para el autismo: el viaje de una familia del espectro




POR CLAIRE DELANO

Fuente: Autism Parenting Magazine / 23/02/2021

Fotografía: Pixabay



Ésta es la historia de Frankie, un niño con autismo que dejó de caminar con los pies y aprendió a hablar después de que su familia descubriera la terapia MeRT.


Durante los primeros meses de la vida de Frankie, su padre, Frank, no intuía que algo pudiera ser diferente. Frankie es su primer y único hijo, y en la euforia de la nueva paternidad, todo parecía perfecto.


A medida que Frankie crecía, el pediatra empezó a preguntar a Frank y a su mujer, Mary, si su hijo había empezado a hablar. En cada visita, no tenían nada que informar. Mary fue la primera en sospechar que algo era diferente. Lo llevaron a una consulta con un neurólogo cuando tenía 18 meses, y sus preocupaciones se demostraron acertadas: Frankie tenía autismo.


Con el diagnóstico oficial, la pareja se puso en marcha. Iniciaron la intervención temprana e inscribieron a Frankie en una escuela de educación especial, tanto en preescolar como en el jardín de infancia. Mientras tanto, Frank leyó todo lo que pudo sobre el autismo. En su investigación se topó con un lugar llamado Brain Treatment Center of Newport Beach. Situado en la soleada California, estaba literalmente al otro lado del continente de la casa de su familia en Nueva Jersey.


Al principio, Frank no pensó mucho en el Centro de Tratamiento Cerebral, ya que exploraron opciones más cercanas a casa. "Fuimos a especialistas de todas partes", dice. Frankie recibía "cinco terapias de lenguaje a la semana en las que sólo intentaban que dijera cualquier cosa. Cualquier cosa. Fue un esfuerzo fantástico por parte de los logopedas, pero simplemente doloroso de ver". Y luego había otro problema: su forma de caminar con los dedos de los pies. Algunos dijeron que tendrían que dejar las piernas de Frankie enyesadas durante meses hasta que sus músculos se atrofiaran para poder entrenarlo a caminar de pie. Otro especialista dijo que con dos años de tratamiento, probablemente podrían reducir su andar de puntillas... en un 50%. "Y lo iba a hacer. Lo iba a hacer", dice Frank. Pero cuando Frankie tenía seis años, una visita a su pediatra de desarrollo lo cambió todo.


Tras descartar cualquier deficiencia nutricional que pudiera explicar los limitados progresos de Frankie, el médico les preguntó a Frank y a Mary si habían oído hablar del Centro de Tratamiento Cerebral. Fue como si se encendiera una bombilla. "Dije: 'He estado leyendo sobre esto... y ahora me lo dices cara a cara... Ya está. Vamos a ir'", dice Frank. La idea de llevar a Frankie, que nunca había subido a un avión, hasta California era desalentadora. Pero sabían que valía la pena intentarlo, y pronto estaban en Newport Beach, listos para probar un innovador tratamiento cerebral conocido como terapia de resonancia magnética, o MeRT.



¿Qué es la terapia MeRT?


Según el sitio web del Brain Treatment Center, la MeRT combina tres tecnologías para tratar el autismo.


La primera es la estimulación magnética transcraneal repetitiva (EMTr), un procedimiento no invasivo que utiliza "campos magnéticos pulsados para cambiar la actividad neuronal". A continuación, está el electroencefalograma cuantitativo (EEG), que monitoriza la actividad del cerebro, y luego el electrocardiograma (EKG), que registra la actividad eléctrica del corazón.


La EMTr es ya una terapia establecida para la depresión, pero en lo que se diferencia la MeRT es en que las frecuencias magnéticas son más personalizadas en función de los resultados del EEG y el EKG.


Los médicos del Centro de Tratamiento Cerebral dejaron claro que la EMTr no funcionaba en todo el mundo, pero que sabrían si tenía potencial para Frankie en la primera semana. Le hicieron un electroencefalograma y un electrocardiograma antes de trabajar con la máquina de EMTr para poder seguir cualquier cambio. A continuación, recibió cuatro sesiones de EMTr a lo largo de cuatro días, y luego se le realizaron otro EEG y otro electrocardiograma para comparar. Durante las dos primeras semanas, los escáneres de Frankie mostraron que estaba respondiendo, "pero no hubo ningún cambio en su capacidad de hablar o de dejar de caminar con los pies", dice Frank. "Nos dijeron: 'Primero lo veréis en el ordenador y luego se materializará'".



Oír a Frankie decir su primera frase


Finalmente, en la tercera semana, ocurrió algo. La familia estaba conduciendo para hacer turismo cuando se dieron cuenta de que se estaban perdiendo en el desierto de California. Mary y Frank empezaron a discutir y, en medio de la discusión, llegó el momento que habían esperado durante seis años. "Recuerdo que dijo una frase de siete palabras, básicamente:


'Quiero que dejéis de pelearos'. Y me impactó tanto que casi dejé de respirar", cuenta Frank. "Miré a mi mujer y le dije: '¿Te das cuenta de lo que acaba de pasar? Acaba de decir una frase de siete palabras'. Tenía lágrimas en los ojos, y me alegré al mismo tiempo. Estaba tan alterado que le salieron esas palabras".

A partir de ahí, el progreso de Frankie se convirtió en una bola de nieve. Volvieron a casa después de sólo un mes, pero la diferencia entre el niño que llegó a California y el que se fue era sorprendente. Habían grabado un vídeo de Frankie en el avión cuando iniciaron el viaje, "y sólo hace balbuceos de bebé", dice Frank. "Tenemos otro vídeo de él en el avión de vuelta. Y mira por la ventanilla y dice: 'Adiós California, hasta pronto'. Era un niño no verbal, 30 días después. Y tiene los pies apoyados en el suelo".


Los médicos dijeron que Frankie seguiría mejorando incluso sin el MeRT regular, aunque un poco más lento. Hoy tiene 11 años, habla y asiste a una escuela pública. Le cuenta a Frank historias sobre momentos en los que quería hablar, pero no podía. "Dice: 'Sabes, me alegro mucho de que hayamos recurrido al tratamiento cerebral, porque ahora puedo hablar'", dice Frank.



Mirando al futuro y ayudando a los demás


La MeRT es todavía una terapia para el autismo relativamente nueva, pero se está expandiendo. Frank tiene planes de abrir su propia clínica en Nueva Jersey. Puede encontrar más información sobre su proyecto aquí.


El camino hasta llegar a este punto ha sido a menudo difícil, pero a través de todo ello, Frank encontró una nueva meta en su vida y su hijo creció de una manera que nunca hubieran podido imaginar. Para todos los padres de niños con autismo, tiene un consejo muy sencillo:


"No os rindáis nunca".



Claire Delano


Claire Delano es una estudiante del College of Charleston que se está preparando para obtener una licenciatura en inglés con especialización en escritura, retórica y publicación. Es editora independiente y redactora jefe de Her Campus CofC.


https://www.autismparentingmagazine.com/autism-mert-therapy/


Entradas Recientes

Ver todo