Un estudio muestra que los niños con TEA prefieren las actividades sensoriomotoras con objetos