Vuelve a aparecer un tratamiento para el autismo avalado por famosos y cuestionado por los expertos


Un investigador sostiene una caja con viales de cultivos de células madre embrionarias humanas del congelador del Instituto Burnham el 3 de noviembre de 2004 en La Jolla, California. / Sandy Huffaker/Getty Images




POR TOM PORTER

Fuente: Business Insider / 13/01/2021

Fotografía: Sandy Huffaker/Getty Images



Impulsadas por los avales de los famosos y un polémico programa de investigación, las clínicas están vendiendo tratamientos para el autismo con células madre cuestionados por los expertos.


  • Desde América Central hasta Ucrania, las clínicas sin licencia están ofreciendo terapias con células madre como tratamiento para el autismo.

  • Las células madre se utilizan principalmente para tratar enfermedades de la sangre. Su eficacia en el autismo no está probada y la FDA no ha autorizado su uso para esta enfermedad.

  • Una de las clínicas más destacadas que ofrece este tratamiento es el Instituto de Células Madre de Panamá, cuyo fundador cuenta con el respaldo de una celebridad.

  • Los expertos dijeron a Business insider que la clínica adquiere legitimidad gracias a un programa de la Universidad de Duke que investiga las células madre y el autismo.

  • Los padres que buscan tratamiento para sus hijos autistas en clínicas no autorizadas citan el trabajo de Duke como justificación, aunque no ha demostrado que los tratamientos funcionen.

  • Un crítico también señaló los vínculos entre el Instituto de Células Madre y un importante donante del programa de investigación de Duke.

  • Duke negó enérgicamente sus conexiones con la clínica de Panamá y defendió su investigación en una declaración a Business Insider.


En el sitio web del Instituto de Células Madre de Panamá aparecen testimonios elogiosos de antiguos pacientes y elogios de estrellas de Hollywood.


En una historia, los padres describen cómo los síntomas de su hija autista desaparecieron tras un tratamiento de 15.000 dólares. Según ellos, la niña pudo volver a jugar con otros niños y prosperó en la escuela.


"No podríamos estar más contentos como padres, estamos muy orgullosos de ella y muy agradecidos al Instituto de Células Madre de Panamá por haberlo hecho posible", escriben.

El instituto cuenta con influyentes patrocinadores. En su página web hay un podcast de Spotify dirigido por Joe Rogan en el que el fundador Neil Riordan es entrevistado junto a su amigo, la estrella de Hollywood Mel Gibson.

En su página de Facebook, hay fotos de Riordan con celebridades como la estrella de Instagram Dan Bilzerian, el orador motivacional Tony Robbins, el multimillonario de Home Depot Bernie Marcus y el actor Josh Brolin.


La clínica de Panamá es la más conocida de las cientos de ellas -ubicadas desde América Latina hasta Ucrania- que ofrecen células madre como panacea para una serie de afecciones, a menudo a precios elevados.


Según un estudio publicado en la respetada revista The Bone and Joint Journal, algunas se aprovechan de las laxas normativas locales sobre el uso de células madre, permitiendo que se utilicen para afecciones cuya eficacia es escasa.


En los últimos años también han surgido en Estados Unidos cientos de clínicas poco controladas, según informa la web de salud Stat News.


Los expertos están cada vez más preocupados por el crecimiento de este tipo de clínicas, especialmente por sus afirmaciones de poder tratar el autismo.


Argumentan que la eficacia de las células madre para tratar el autismo no está probada, y señalan que no está autorizada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para este fin. Según algunos, el proceso también puede ser angustioso para los niños autistas.


Richard Mills, profesor de psicología de la Universidad de Bath (Reino Unido) y director de la organización benéfica AT-Autism, se encuentra entre ellos.


Dijo a Business Insider: "La investigación sobre las células madre y el autismo es increíblemente débil. Y no es un enfoque que podamos recomendar que se considere para el autismo basándonos en las pruebas que existen". Esa es la preocupación en la que la mayoría de nosotros estaríamos de acuerdo, que simplemente no hay suficiente evidencia".


Alycia Halladay, directora científica de la Fundación Científica para el Autismo, calificó el año pasado en un artículo de Scientific American los tratamientos para el autismo basados en células madre como "no probados" y criticó a los medios de comunicación que exageraban el tratamiento.


Los activistas han declarado a Business Insider que la desinformación en las redes sociales, difundida en grandes grupos de Facebook, está alimentando la popularidad de los tratamientos con células madre incluso cuando hay pocas pruebas de que funcionen.


Junto a la rumorología, la desinformación y la especulación, un estudio legítimo llevado a cabo por científicos de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte, también está fomentando la creencia en las células madre como tratamiento viable para el autismo.


Aunque el estudio de Duke y las clínicas son dos empresas distintas, los críticos sostienen que se ha producido una especie de simbiosis entre ellas. Dicen que los padres citan la investigación de Duke para justificar la búsqueda de tratamiento para sus hijos en la clínica de Riordan, mientras que Riordan afirma haber desempeñado un papel en la aprobación de una gran subvención benéfica para Duke.

En una declaración a Business Insider, Duke negó enérgicamente las sugerencias de cualquier vínculo, y dijo que animaba a los padres a comprobar si las clínicas que ofrecen tratamientos con células madre estaban autorizadas.



¿Qué son las células madre?


Las células madre se encuentran en todo el mundo y tienen la capacidad de crear y renovar otros tipos de células especializadas, como las sanguíneas, las óseas y las cerebrales.


Desempeñan un papel fundamental en la reparación de células dañadas, que es donde se ha centrado la investigación sobre su uso médico. Las células madre utilizadas en la investigación médica suelen extraerse de la sangre de los cordones umbilicales cortados tras el nacimiento de los bebés.


En los experimentos, los científicos han cultivado células madre en laboratorios y luego han comprobado su capacidad para reparar pacientes lesionados o contrarrestar enfermedades. En Estados Unidos, los tratamientos con células madre tienen que demostrar su eficacia para algunas enfermedades de la sangre, como la leucemia, y están autorizados por la FDA.


Los científicos están investigando si pueden utilizarse para tratar otras enfermedades.


Pero el año pasado la FDA advirtió contra el uso de células madre para enfermedades cuyo uso no está probado. Dijo que "algunos pacientes que buscan curas y remedios son vulnerables a tratamientos con células madre que son ilegales y potencialmente dañinos".


El uso de células madre sin licencia hospitalizó a 17 personas en Estados Unidos entre 2018 y 2019, informó The Washington Post.


Al perseguir las células madre como tratamiento del autismo, los críticos dicen que se ha desarrollado una "simbiosis" entre Duke y la clínica sin licencia.


El único ensayo clínico en el mundo sobre si las células madre pueden tratar el autismo se lleva a cabo en Duke, dirigido por la profesora Joanne Kurtzberg.


Hasta el momento, los investigadores del programa no han logrado grandes avances, ya que los ensayos clínicos de fase dos realizados este año no han encontrado ninguna mejora significativa en los pacientes a los que se les administraron células madre en comparación con los que recibieron un placebo.


En un estudio publicado en julio en la revista Journal of Pediatrics, el equipo de investigación concluyó que las células madre "no se asociaban a una mejora de las habilidades de socialización ni a una reducción de los síntomas del autismo."




Los estudiantes pasan bajo los arcos de la Universidad de Duke el martes 11 de abril de 2006 en Durham, Carolina del Norte. / Sara D. Davis/Getty Images



Concluyeron que "se justifica más investigación para determinar" si el tratamiento podría ser efectivo.


Otros estudios, como uno realizado en 2018 por científicos de la Universidad de Sacramento, tampoco encontraron beneficios para los autistas a los que se les administraron células madre.


La participación en el ensayo en Duke es gratuita, pero las plazas son limitadas. Un portavoz de la universidad confirmó a Insider que la participación en su programa de acceso ampliado, que aumenta el número de personas que pueden participar, cuesta 15.000 dólares. No está claro qué proporción de participantes paga por participar.


Muchos padres que no pueden inscribirse en una de las plazas limitadas buscan, en cambio, clínicas sin licencia, dijeron expertos y activistas a Business Insider.


Aunque la FDA permite a las instituciones solicitar un pago por la participación en los ensayos, éste sólo debe cubrir los gastos de funcionamiento. Duke dijo que su tarifa representa el "coste real de la atención clínica relacionada con la administración de la terapia", de acuerdo con las normas de la FDA.


Paul Knoepfler, biólogo de la Universidad de California, Davis, ha escrito en su blog sobre lo que considera un uso médico falso de las células madre y está preocupado por el programa de Duke.


"Muchas familias relacionan el programa de Duke y la clínica de Panamá y piensan que no son lo mismo, sino un continuo", dijo.

Destacó la relación entre el Duke y el Instituto de Células Madre de Panamá, describiéndola como una "simbiosis".


Knoepfler describió una "conexión mutuamente beneficiosa en la que ambos promueven casi exactamente la misma idea de la sangre para el autismo".


En una declaración a Business Insider, la profesora Kurtzberg defendió su investigación, subrayó que su programa no está relacionado con la clínica y dijo que había una base sólida en las pruebas para continuar.


"Nuestro anterior ensayo clínico aleatorio de fase 2 que evaluaba la terapia celular descubrió que los niños con autismo que no tienen también discapacidad intelectual mostraban mejoras en sus habilidades de comunicación, atención y actividad cerebral según el EEG", escribió.

EEG es la abreviatura de electroencefalografía, un tipo de escáner cerebral.


"Hay pruebas científicas de que el autismo implica una neuroinflamación, y tenemos pruebas de estudios preclínicos de que ciertas células de la sangre del cordón umbilical amortiguan la inflamación en el cerebro. Por lo tanto, hay una justificación científica de por qué la sangre del cordón umbilical podría ser útil para tratar el autismo".

Kurtzberg dijo que a los padres que participan en el programa de acceso ampliado "se les cobra el coste real de la atención clínica relacionada con la administración de la terapia. No se cobra por el producto en investigación, en este caso, la unidad de sangre de cordón umbilical".


Posibles vínculos con el multimillonario de Home Depot, Bernie Marcus

El interés mutuo puede ir más allá de las instituciones que persiguen tipos de investigación paralelos, dicen los críticos como Knoepfler.


Para llevar a cabo su investigación con células madre, Duke recibió una subvención de la Fundación Marcus, una organización benéfica creada por el cofundador de Home Depot, Bernie Marcus.


Esta fundación ha hecho donaciones millonarias a instituciones que investigan tratamientos para el autismo. Spectrum News informó de que podría ser de hasta 40 millones de dólares, aunque ni Duke ni la Fundación Marcus quisieron proporcionar una cifra exacta.


En una declaración escrita en respuesta a otro artículo sobre su clínica, Riordan afirma conocer a Bernie Marcus y a Kurtzberg. Dice que revisó la solicitud de financiación de Duke a la Fundación Marcus y que estuvo presente en la reunión del consejo que aprobó la solicitud.


Ni Riordan ni la Fundación Marcus respondieron a las peticiones de comentarios sobre si esto era cierto.


De ser cierto, dijo Knoepfler, esto plantea serios conflictos de intereses.


Sugirió que, de ser así, los investigadores de Duke podrían ser reacios a criticar al instituto, pensando que podría poner en peligro su financiación.


Preguntó: "¿Considera el equipo de Duke la posibilidad de que si son críticos con la clínica de Panamá eso pueda llegar a la Fundación Marcus y poner en riesgo su financiación actual o potencialmente futura?"


"Al ser Riordan un revisor de su subvención jumbo (y, por tanto, potencialmente de futuras subvenciones) creo que le da potencialmente una cierta influencia sobre ellos, conscientemente o no", dijo.

Kurtzberg, la profesora de Duke, dijo que no respaldaba la investigación que se llevaba a cabo en el Instituto de Células Madre, y negó rotundamente cualquier conexión entre su programa de investigación y el que se lleva a cabo allí.


"No hemos interactuado ni participado en los programas de Panamá. No conocemos los detalles de las células y los protocolos utilizados en Panamá, que no están aprobados por la FDA, y por tanto no podemos valorar ni el uso ni los resultados. No hemos colaborado con ellos ni hemos proporcionado ningún apoyo financiero o técnico", escribió.

Cuando se le preguntó si estaba al tanto de la afirmación de Riordan de haber ayudado a aprobar la financiación, Kurtzberg dijo: "No tenemos conocimiento de ello".


Knoepfler también señaló el papel de asesor de Kurtzberg para Cryo-Cell International, un banco de sangre que proporciona células madre para la investigación médica y es socio del proyecto de Kurtzberg sobre el autismo.


La empresa tiene un acuerdo con Duke para licenciar y vender productos basados en la investigación de Kurtzberg sobre el autismo y las células madre.


"¿Es un incentivo para seguir haciendo ensayos clínicos incluso después de que los datos decepcionen?" preguntó Knoepfler.

En su declaración, Duke dijo que Kurtzberg no recibió dinero por su papel de asesora en Cryo-Cell International, y dijo que la razón para continuar su investigación es puramente científica.


"CryoCell no paga a la Dra. Kurtzberg por sus servicios para su banco. La Dra. Kurtzberg es también la fundadora y directora del Banco de Sangre del Cordón Umbilical de las Carolinas, un banco público con licencia de la FDA en Duke. Como directora médica de ambos bancos, la Dra. Kurtzberg revisa la selección de los donantes y la elegibilidad médica de las unidades de sangre del cordón umbilical para su almacenamiento", dijo un portavoz de la universidad.

"El Dr. Kurtzberg siempre ha sido un investigador objetivo y no continúa la investigación por ninguna otra razón que no sea que parece haber datos alentadores en los ensayos clínicos de las primeras fases".

Otro científico que ha establecido vínculos entre el programa de Duke y los tratamientos sin licencia es Leigh Turner, profesor asociado de bioética en la Universidad de Minnesota.


Señaló que, en entrevistas con los medios de comunicación, como un reportaje de la CNN de 2017, los miembros del equipo de investigación de Duke habían hablado de las perspectivas de que los tratamientos con células madre para el autismo fueran eficaces.


Turner y el bioeticista Jeremy Snyder documentaron más tarde en un estudio en la revista Cytotherapy cómo los padres, al no poder acceder al programa de Duke, recaudaron fondos en Internet para que sus hijos recibieran el tratamiento en Panamá.


"Los estudios clínicos y los comunicados de prensa asociados al centro médico académico [Duke] desempeñaron un papel importante a la hora de dar la percepción de credibilidad a los supuestos tratamientos con células madre comercializados por la clínica internacional", escribió.

Duke, en respuesta, dijo que recomienda que "los padres investiguen cualquier opción de tratamiento con sangre del cordón umbilical que estén considerando, y antes de recibir el tratamiento, pregunten si la FDA ha revisado el tratamiento y que su proveedor de atención médica confirme esta información."



¿Es el autismo una enfermedad que necesita tratamiento?


Las clínicas que ofrecen tratamientos con células madre rara vez señalan los riesgos asociados a ellos, o la falta de datos científicos sólidos que los respalden.


Pero hay un problema además de la falta de pruebas, argumentó Mills, el profesor de la Universidad de Bath. Afirmó que hay problemas en torno a la consideración del autismo como una enfermedad que necesita una intervención médica en primer lugar.


"Igualmente preocupante es esta noción de que el autismo se puede arreglar, mientras que cada vez hay más opiniones entre la población autista de que no quieren 'arreglarse', muchas gracias", dijo.


"Son, si podemos decirlo así, una minoría neurológica. Hacen una gran contribución a la sociedad, pero como todo el mundo tienen problemas que necesitan apoyo de vez en cuando".


Explicó que las infusiones de células madre pueden ser traumáticas para los autistas.


"Se ha expresado la preocupación por un tratamiento como éste, en el que las personas no son capaces de dar su consentimiento. Lo que también podría ser muy angustioso para ellos, así que esa es otra preocupación".

Kurtzberg, el profesor de Duke, defendió la investigación de los tratamientos para la enfermedad, y dijo que, para algunos, las