Ansiedad y autismo: las mejores formas de aliviar los efectos de la ansiedad

Actualizado: 28 feb




POR KATHERINE G. HOBBS

Fuente: Autism Parenting Magazine | 04/11/2021

Fotografía: Pixabay.com



La ansiedad es más frecuente en las personas con autismo, por lo que resulta especialmente necesario aprender a gestionarla de la forma más efectiva posible


Trastornos de ansiedad y autismo


Aproximadamente el 40 por ciento de los niños con un trastorno del espectro autista (TEA) también tienen un trastorno de ansiedad (Steensel, Bögels y Perrin, 2011). La ansiedad puede exacerbar los síntomas del TEA haciendo que la comunicación y las interacciones sociales sean cada vez más difíciles.


Ayudar a un niño con autismo a aprender habilidades prácticas para manejar su ansiedad puede mejorar la calidad de vida al hacer más manejable la autorregulación, la formación de amistades y la evaluación y atención de sus propias necesidades. Una combinación de terapia cognitivo-conductual, medicamentos y terapia de exposición ha demostrado ser beneficiosa para muchos niños con TEA y ansiedad comórbidos.



¿Qué es la ansiedad?


La palabra ansiedad se utiliza normalmente en relación con un acontecimiento o suceso inminente. Las personas que experimentan un nerviosismo intermitente o elevado son probablemente capaces de señalar la causa de sus sentimientos de inquietud cuando esperan que esa sensación desaparezca, o de elaborar un plan de acción para reducir estos sentimientos. Aunque esto puede ser posible para las personas con trastornos de ansiedad, puede ser necesaria una combinación de terapia, cambios de conducta o medicación para obtener este nivel de comprensión. Algunas personas con ansiedad pueden incluso experimentar el peso emocional y las sensaciones físicas de la ansiedad mientras no hay factores de estrés evidentes.



Síntomas comunes de ansiedad en el autismo


Puede ser difícil discernir los síntomas del TEA de la ansiedad. Si sospecha que su hijo sufre un trastorno de ansiedad, es importante identificar qué comportamientos se derivan de la ansiedad frente a su TEA. Es probable que descubra que los comportamientos motivados por la ansiedad de su hijo existen por separado de los comportamientos relacionados con el autismo.


Según un estudio realizado en 2011 por el profesor Joshua Nadeau (et al.), "los pacientes con TEA y ansiedad comórbida tienen un mayor riesgo de mostrar problemas de conducta externalizados, evitación social, dificultades para establecer/mantener relaciones con los compañeros, problemas de sueño y trastornos en el funcionamiento familiar... Los jóvenes con TEA a menudo también muestran comportamientos repetitivos con cierto parecido fenotípico a los comportamientos realizados con jóvenes con ciertos trastornos de ansiedad [por ejemplo, compulsiones]... En ambas poblaciones, estos rituales pueden realizarse para ejercer un mayor control sobre el entorno y reducir la ansiedad o pueden realizarse por razones intrínsecas" (Nadeau, et al., 2011).


La ansiedad de cada niño se manifestará de manera diferente, pero los comportamientos comunes incluyen contar, comprobar, repetir, dar golpecitos, la adherencia rígida a las rutinas y la repetición de ciertas palabras, hechos o expresiones (Nadeau, et al., 2011).



Cómo afecta la ansiedad a los niños con autismo


Los niños con TEA pueden mostrar síntomas de un trastorno de ansiedad comórbido desde sus primeros años. Un meta-análisis de 2011 sobre los trastornos de ansiedad en niños con autismo encontró que aproximadamente el 40 por ciento de los niños diagnosticados con autismo también cumplían con los criterios de un trastorno de ansiedad (Steensel, Bögels, & Perrin, 2011).


Hay múltiples tipos de trastornos de ansiedad, pero seis se encuentran más comúnmente en los niños con TEA: fobia(s) específica(s), trastorno de ansiedad social/agorafobia, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de ansiedad por separación y trastorno de pánico.


El Centro de Recursos para el Autismo de la Universidad de Indiana en Bloomington ha encontrado que estos tipos de trastornos de ansiedad se presentan en las siguientes tasas en niños con ansiedad y TEA (Merrill, Anxiety and Autism Spectrum Disorders):

  • Fobia(s) específica(s): 30%.

  • Trastorno obsesivo-compulsivo 17%

  • Trastorno de ansiedad social/agorafobia: 17%.

  • Trastorno de ansiedad generalizada: 15%

  • Trastorno de ansiedad por separación: 9%

  • Trastorno de pánico: 2%



Fobias específicas


Según la Clínica Mayo, las fobias específicas se caracterizan por "una gran ansiedad cuando se expone a un objeto o situación específica y un deseo de evitarlo. Las fobias provocan ataques de pánico en algunas personas" (Trastornos de ansiedad, 2018). Las fobias específicas suelen desarrollarse tras experiencias traumáticas o asociaciones negativas. Algunas fobias son más comunes en los niños, tanto con TEA como en los neurotípicos, como las habitaciones oscuras, los insectos, los perros o los médicos.


Algunos niños con TEA experimentan fobias a cosas menos comunes, como los retretes, los trenes, los autobuses o las tormentas. Las fobias pueden ser categorías amplias de cosas (por ejemplo, animales) o muy específicas (por ejemplo, trenes de color naranja). Las fobias, especialmente las que no tienen una raíz obvia, pueden ser difíciles de entender e incluso frustrantes para los padres y cuidadores de niños con TEA. Es importante tener paciencia con su hijo y comprender que, aunque una fobia no suponga una verdadera amenaza para su bienestar, el miedo es extraordinariamente real para el niño.



Trastorno obsesivo-compulsivo


El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno impulsado por la ansiedad en el que alguien experimenta pensamientos intrusivos y miedos u obsesiones que pueden causar comportamientos y rituales repetitivos, o compulsiones. El TOC se trata a veces con diversas intervenciones conductuales y medicamentos, pero su naturaleza tiene su origen en la ansiedad. El TOC y el autismo pueden presentarse de forma similar (estimulación, comodidad en un horario muy regimentado, alineación de objetos, etc.); sin embargo, los procesos mentales son diferentes.


Un niño diagnosticado con autismo puede disfrutar de la rutina y de la creación de patrones, mientras que un niño con TOC y autismo puede sentir que necesita crear un patrón o que una interrupción de la rutina hará que ocurra algo catastrófico. Para los niños con TOC, las compulsiones son una forma de sofocar sus pensamientos obsesivos. Los niños con diagnóstico de autismo pueden disfrutar de un comportamiento repetitivo. Identificar si su hijo tiene TOC además de autismo es fundamental para garantizar que reciba los tratamientos adecuados para ayudarle a experimentar la mejor calidad de vida posible.



Ansiedad social/agorafobia


La ansiedad social y la agorafobia son trastornos de ansiedad centrados en el miedo a las situaciones sociales y al juicio. Los niños con ansiedad social temen las situaciones sociales debido a la percepción de juicio y a la intensa conciencia de sí mismos. La agorafobia es similar en el sentido de que puede hacer que los niños eviten las situaciones sociales, pero también se extiende a cualquier lugar o situación que pueda hacer que el niño se sienta juzgado, indefenso o avergonzado. Los niños con síndrome de Asperger, especialmente las niñas, suelen ser diagnosticados erróneamente con ansiedad social o agorafobia.


Ambas pueden existir como condiciones comórbidas, pero al igual que el TOC y el autismo, los procesos mentales son diferentes. Los niños con autismo pueden evitar las situaciones sociales porque las consideran innecesarias, porque no sienten que puedan comunicarse eficazmente o porque simplemente no tienen interés en participar en ellas. Las personas con ansiedad social o agorafobia pueden ser capaces de discernir algún beneficio de las situaciones sociales, como el trabajo o la creación de amistades, e incluso desear la socialización, pero se sienten incapaces de hacerlo debido a los altos niveles de ansiedad.



Trastorno de ansiedad generalizada


El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) se clasifica como "ansiedad y preocupación persistentes y excesivas por actividades o acontecimientos, incluso por cuestiones ordinarias y rutinarias. La preocupación es desproporcionada con respecto a la circunstancia real, es difícil de controlar y afecta a cómo se siente físicamente. A menudo se presenta junto con otros trastornos de ansiedad o depresión" (Trastornos de ansiedad, 2018). Los niños con autismo que son diagnosticados con TAG podrían experimentar ataques de pánico, alteraciones del sueño, cambios en el apetito, irritabilidad o una disminución del funcionamiento. El TAG tiende a afectar a la mayoría de las áreas de la vida de alguien sin un desencadenante claro.



Trastorno de ansiedad por separación


El trastorno de ansiedad por separación existe principalmente sólo en la infancia. A los niños con ansiedad por separación les cuesta más estar lejos de sus padres o cuidadores de lo que es típico para su edad y nivel de desarrollo. La ansiedad puede estar relacionada con el miedo al abandono, el temor a que les ocurra algo malo a ellos o a sus padres mientras están separados, o el miedo a que no se satisfagan las necesidades del niño sin la presencia de sus padres. Muchos niños superan la ansiedad por separación, pero es importante abordar la causa subyacente para evitar que la ansiedad pase de un trastorno de ansiedad a otro.



Trastorno de pánico


Los niños con trastorno de pánico experimentan repetidos ataques de pánico y toman grandes medidas para evitar cualquier cosa que crean que pueda desencadenar un ataque de pánico. Los ataques de pánico tienen un aspecto diferente para cada niño, pero comúnmente consisten en "sentimientos de fatalidad inminente, falta de aire, dolor en el pecho o palpitaciones" (Trastornos de ansiedad, 2018). Estos síntomas alcanzan su punto álgido en cuestión de minutos y dan lugar a un ataque de pánico.



¿Qué desencadena la ansiedad en el autismo?


Ayudar a su hijo a identificar lo que desencadena su ansiedad es un primer paso importante para ayudarle a controlar los síntomas. Algunos niños luchan contra la ansiedad como resultado de un acontecimiento traumático, mientras que otros experimentan la ansiedad como una constante en sus vidas. La ansiedad, especialmente el TOC, puede ser una respuesta a la sensación de descontrol. La ansiedad social puede surgir de una situación social muy embarazosa o de la conciencia del niño de que le cuesta comunicarse eficazmente.


Los trastornos de pánico pueden desarrollarse después de un trauma y ser desencadenados por olores, imágenes, sonidos, sabores o tacto asociados al trauma. Un niño que lucha contra el trastorno de ansiedad generalizada puede encontrar la vida cotidiana abrumadora. Independientemente de lo que desencadene la ansiedad de tu hijo, estar presente y abierto a los desencadenantes te ayudará a comprenderle mejor y te permitirá ayudar a tu hijo a desarrollar habilidades de afrontamiento saludables.



¿Qué se puede hacer con la ansiedad?


La ansiedad no tiene por qué ser ingobernable ni impedir la vida cotidiana. La experiencia de cada persona con la ansiedad es diferente, y existe en un espectro muy parecido al del autismo. Sin embargo, la mayoría de las personas son capaces de encontrar una combinación de habilidades de afrontamiento y apoyo para reducir sus síntomas. A las personas con ansiedad les suele ser útil acudir a un psicólogo. Los psicólogos infantiles son personas seguras para que los niños exploren su ansiedad e identifiquen los factores desencadenantes y las habilidades de afrontamiento.


Muchos psicólogos infantiles ofrecen sesiones de terapia familiar para que las personas que más interactúan con el niño puedan apoyar el tratamiento. Si la terapia no es suficiente, un psiquiatra puede recetar medicamentos contra la ansiedad. Las terapias alternativas, como la terapia artística, la musicoterapia, la hipoterapia o la terapia deportiva, son opciones que puede comentar con el equipo de su hijo para apoyar la psicoterapia. La ansiedad no se puede curar, pero existen tratamientos para ayudar a su hijo a controlar sus síntomas y aumentar su calidad de vida.



Cómo lidiar con la ansiedad y el autismo y estrategias para ayudar a su hijo a afrontarlos


La elaboración de un plan para controlar la ansiedad de su hijo puede incluir medicación y terapia, así como cambios en la rutina de su hijo en casa y en la escuela. Incluir tiempos de relajación planificados en el horario de su hijo le ayudará a promover su bienestar emocional y le animará a priorizar la salud mental. Implementar tiempo para hacer yoga, leer un libro favorito, salir a caminar o respirar profundamente puede ser útil. Durante estos descansos cerebrales, es importante asegurarse de que los desencadenantes de su hijo no estén presentes en la medida de sus posibilidades. Por ejemplo, un niño con ansiedad social no encontraría relajante una clase de yoga abarrotada, pero crear un espacio cómodo en su casa para que se estire y respire profundamente podría ayudar.


También puede ser útil que su hijo le diga cómo se siente sin ser juzgado. Esto puede ser un breve intercambio verbal, un pulgar hacia arriba o un pulgar hacia abajo, un dibujo o cualquier forma en que su hijo prefiera comunicarse.


Por encima de todo, cuando elabore un plan para ayudar a los niños a enfrentarse a la ansiedad, vaya a su encuentro. No espere que respondan a los tratamientos a un ritmo determinado. Déle tiempo a su hijo para que descubra lo que le funciona. La ansiedad y sus desencadenantes pueden parecer triviales o francamente extraños para los demás, pero son muy reales para la persona que los sufre. La paciencia y el estímulo son fundamentales para apoyar a su hijo.



Autismo y depresión y comportamiento autolesivo: cuándo buscar ayuda profesional


Cuando los síntomas de su hijo empiezan a interferir en su vida cotidiana, es el momento de acudir al médico. La ansiedad puede provocar una regresión en algunos niños, lo que hace casi imposible que progresen académicamente, en otras terapias y socialmente. Aunque la depresión y la ansiedad son problemas médicos diferentes, es importante vigilar a los niños para detectar la depresión, ya que las causas y los síntomas pueden coincidir. Si observa que su hijo tiene un comportamiento autolesivo y agresivo o se aleja de las actividades o personas que antes disfrutaba, una evaluación psiquiátrica puede ayudarle a identificar el mejor curso de acción para su hijo.



Tratamiento conductual para ayudar a la ansiedad


La terapia cognitivo-conductual (TCC) es beneficiosa para muchos niños con autismo, especialmente con síndrome de Asperger, y ansiedad. La TCC combina la terapia conversacional con la terapia conductual y es facilitada por un psicólogo. Los niños que participan en la TCC identificarán sus desencadenantes y desarrollarán una comprensión de por qué existen estos desencadenantes. A continuación, el terapeuta de su hijo le ayudará a tomar conciencia de las emociones y los pensamientos que rodean a los desencadenantes. A continuación, su hijo practicará la "detención del pensamiento", es decir, no permitirá que los pensamientos negativos entren en espiral, y sustituirá los pensamientos negativos por otros más realistas y positivos. Por último, su hijo aprenderá habilidades para enfrentarse a sus desencadenantes en el mundo real y desarrollará habilidades de afrontamiento para lidiar con los momentos de ansiedad o pánico.


Según un artículo de Developmental Neurorehabilitation, "Los resultados positivos fueron omnipresentes, lo que sugiere que la TCC es un tratamiento eficaz para la ansiedad en individuos con Asperger... La TCC ha sido modificada para individuos con TEA mediante la adición de componentes de intervención típicamente asociados con el análisis conductual aplicado (por ejemplo, la estimulación sistemática y el refuerzo diferencial)" (Lang, 2010).



Medicamentos y tratamientos para aliviar la ansiedad en el autismo


La medicación puede ser una gran opción para ayudar a los niños con autismo a controlar su ansiedad. Si sospecha que la ansiedad de su hijo no está suficientemente bien controlada por las intervenciones conductuales, puede pedir al pediatra o al psicólogo de su hijo que le remita a un psiquiatra pediátrico. Trabajar con un psiquiatra pediátrico es crucial para asegurar que su hijo está tomando los medicamentos adecuados para su condición y edad. Los psicólogos y psiquiatras trabajan estrechamente para observar el comportamiento de su hijo y evaluar sus síntomas para desarrollar un régimen de medicación que le ayude de la mejor manera posible.


Si su hijo tiene un trastorno convulsivo, es posible que ya esté tomando un medicamento contra la ansiedad que se utiliza habitualmente para controlar la epilepsia. Estos medicamentos incluyen Xanax, Niravam, Buspar, Ativan, Vivitrol, Valium, pero hay muchos más adecuados para los trastornos de ansiedad que su hijo podría probar si los mencionados no le han ofrecido alivio.



Su papel como padre de un niño con autismo


Su papel como padre de un niño con autismo y ansiedad es identificar recursos para ayudar a su hijo a superar su ansiedad y ejercer paciencia y amor con su hijo aunque no entienda las luchas. Usted es el mayor apoyo de su hijo y su dedicación a su bienestar es muy importante. A medida que su hijo comienza el duro trabajo de desentrañar su ansiedad, los factores desencadenantes y practicar las habilidades de afrontamiento, necesitará a alguien que sea una presencia segura y tranquilizadora.


Tómate el tiempo necesario para hacer preguntas y escuchar con la mente abierta. Si no entiendes por qué algo desencadena a tu hijo, no pasa nada. La ansiedad es desconcertante y, a menudo, la persona que la controla tampoco tiene todas las respuestas. Acudir, validar a tu hijo, ayudarle a desafiar sus miedos y animarle a persistir en el duro trabajo que supone la terapia es un regalo inestimable.



Referencias


Anxiety Disorders. (2018, May 04). Retrieved from https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/anxiety/symptoms-causes/syc-20350961


Merrill, A. (n.d.). Anxiety and Autism Spectrum Disorders. Retrieved from https://www.iidc.indiana.edu/pages/anxiety-and-autism-spectrum-disorders


Nadeau, J., Sulkowski, M. L., Ung, D., Wood, J. J., Lewin, A. B., Murphy, T. K., . . . Storch, E. A. (2011, December). Treatment of comorbid anxiety and autism spectrum disorders. Retrieved from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3809000/


Russell Lang, April Regester, Stacy Lauderdale, Kristen Ashbaugh & Anna Haring (2010) Treatment of anxiety in autism spectrum disorders using cognitive behavior therapy: A systematic review, Developmental Neurorehabilitation, 13:1, 53-63, DOI: 10.3109/17518420903236288


Van Steensel, F.J.A., Bogels, S.M., & Perrin, S. (2011). Anxiety disorders in children and adolescents with autistic spectrum disorders: A meta-analysis. Clinical Child and Family Psychology Review, 14, 302-317.


137 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo