Autismo y autolesiones




Fuente: Autism West Midlands / 2016

Fotografía: Pixabay



La autolesión es cualquier comportamiento que cause daño físico a la persona que lo hace. Puede ser peligrosa tanto para la persona como para los que la rodean, además de ser molesta para cualquiera que lo presencie. Este artículo ofrece información sobre las autolesiones y cómo apoyar a una persona que se autolesiona.


¿Qué es la autolesión?


La autolesión es cualquier comportamiento que cause daño físico a la persona que lo hace. Puede incluir morder, arañar, picar, golpear y muchas más. Puede provocar daños graves a la persona, incluyendo cortes, moretones o incluso huesos rotos.


La autolesión es diferente del daño autoinflingido porque no está asociada a problemas de salud mental.


Las personas se autolesionan porque quieren hacer frente a problemas de salud mental, como la depresión o la baja autoestima, y lo utilizan como una forma de desahogar sus emociones o de escapar de ideas o recuerdos traumáticos.


Es posible que algunas personas se autolesionen y se autoinflijan a la vez; puede haber cierto solapamiento y puede ser difícil separar ambas cosas. No hay que dar por sentado que las autolesiones están causadas por problemas de salud mental, ya que muchos autistas se autolesionan, pero no se autoinfligen.



¿Por qué se autolesiona la gente?


Las autolesiones son comunes en las personas con autismo. Es importante tratar de entender por qué una persona puede autolesionarse. ¿Qué intenta hacer o decir con sus acciones?


Las autolesiones pueden estar causadas por el estrés, la ansiedad o los problemas sensoriales, o pueden ser un intento de comunicarse.


Algunas de las causas más comunes de las autolesiones son:


  • Reaccionar ante una enfermedad o un dolor

  • Un umbral de dolor alto o ser poco sensible al tacto

  • Problemas sensoriales: intentar bloquear o reducir una sensación incómoda

  • Continuación de comportamientos que suelen observarse en niños más pequeños, como el hábito de tocar con la mano, que es común en bebés y niños pequeños

  • Comunicación

  • Evitación de la demanda

  • Hábito o comportamiento aprendido

  • Comportamiento repetitivo o rutinario.


Las autolesiones pueden ser causadas por una combinación de estos problemas, o pueden ser causadas originalmente por una sola cosa y convertirse en un hábito o rutina.


Es importante tratar de abordar estas cuestiones lo antes posible para evitar que el comportamiento se convierta en un hábito.


Si una persona habla o puede utilizar un sistema de comunicación, es posible que pueda decirle por qué se autolesiona. Si la persona no habla, o no puede explicar o entender o es incapaz de explicar o entender por qué se autolesiona, tendrás que adoptar un enfoque de "prueba y error" para encontrar algo que funcione.



¿Cómo puedo ayudar a una persona que se autolesiona?


Si la persona a la que cuidas empieza a autolesionarse, debes actuar rápidamente para reducir el riesgo de daño.


1. Mantén la calma y la tranquilidad para no empeorar la situación.

2. Intenta llamar la atención de la persona y redirigirla hacia otra cosa.

3. Intenta encontrar algo que sustituya el comportamiento, por ejemplo, si la persona se muerde a sí misma, puedes darle otra cosa para que la muerda.

4. Proporcione algo que bloquee a la persona, como un cojín para evitar que se golpee la cabeza o un equipo o habitaciones especializadas.

5. Detenga cualquier estímulo sensorial que pueda causar angustia, como ruidos fuertes o luces brillantes.


Una vez superado el incidente, puedes empezar a pensar en cómo prevenir las autolesiones.


Visita a tu médico de cabecera para descartar cualquier motivo médico del comportamiento.


El dentista también puede ayudar a descartar cualquier problema en la boca, las encías o los dientes de la persona.


Debes explicarle:


  • Qué ocurre exactamente

  • Cuándo ocurre

  • Qué otras cosas suelen ocurrir cuando empieza

  • Cuánto dura

  • Cuánto tiempo lleva la persona haciéndolo.


Puede ser útil llevar un diario de incidentes, que cubra cada uno de los puntos anteriores, para ayudarle a recordar la información clave.


También puede reducir el estrés y la ansiedad, que pueden ser la causa o el desencadenante de las autolesiones o simplemente pueden empeorarlas o hacerlas más regulares. Reducir el estrés puede significar cosas diferentes para cada persona. Puede incluir el aumento de la estructura y la rutina o permitirles que se dediquen a cosas que les gusten.


Hay que tener en cuenta las posibles causas sensoriales. Una vez que haya completado el diario para mostrárselo a su médico de cabecera, puede utilizarlo para buscar posibles problemas sensoriales que puedan estar afectando a las autolesiones de la persona. Si varios de los sucesos ocurren inmediatamente después de ruidos fuertes, por ejemplo, puedes apoyar a la persona manteniendo su entorno tranquilo y en calma.


Si has descartado cada una de las causas, o los cambios que has hecho necesitan refuerzo o apoyo, puede que tengas que probar con intervenciones más directas.


Algunas personas pueden necesitar medicación para ayudarles a mantener la calma o a reducir sus autolesiones.


Habla siempre con tu médico de cabecera sobre esto.



Estrategias positivas


Algunas personas observan mejoras mediante el ejercicio físico o las recompensas por un comportamiento positivo. Las recompensas, en particular, pueden ser útiles para ayudar a alguien a abandonar un hábito. La recompensa puede servir de distracción si se empieza a caer en una vieja rutina de autolesiones.


Otras estrategias pueden ser la meditación o las técnicas de relajación.



Conclusión


Es importante recordar que la autolesión puede ser una forma de comunicación. Ya sea que la persona está tratando de comunicar una necesidad sensorial, el estrés o el dolor, es necesario un mensaje antes de poder ayudar. Cada persona es un individuo, por lo que habrá que trabajar con ella para entender sus necesidades y la mejor manera de apoyarla.



Autism West Midlands, Regent Court, George Road, Edgbaston, Birmingham B15 1NU

Número de registro de la organización benéfica 517077 - Número de registro de la empresa 1953344 (Inglaterra)


Acceda a más recursos de información en:


http://www.autismwestmidlands.org.uk/helpadvice/downloads


Última actualización: 2016



https://www.autismwestmidlands.org.uk/wp-content/uploads/2017/11/Autism_and_self_injury.pdf


Entradas Recientes

Ver todo