Tendencias clave en la investigación del autismo en 2021




POR SPECTRUM

Fuente: Spectrum | 23/12/2021

Fotografía: Autism Spectrum



A lo largo del 2021 se han identificado varias tendencias que caracterizan las lineas de investigación sobre el autismo.


Diferencias de sexo


Dado que el autismo se diagnostica con mayor frecuencia en los niños, los investigadores han ignorado siempre a las niñas con esta enfermedad. Pero ese prejuicio está cambiando, como demuestra el creciente número de estudios sobre las diferencias de sexo en el autismo.


Rasgos como la agresividad y los problemas de comunicación están relacionados en los niños autistas, pero no en las niñas autistas, según un estudio de 2021. Otro encontró que las mujeres y las niñas autistas prestan más atención a las caras que los hombres y los niños autistas, lo que, junto con el hecho de que las niñas autistas tienen una mayor probabilidad de tener una condición co-ocurrente, puede explicar parte del sesgo de diagnóstico.


Los investigadores están tratando de averiguar las causas de estas diferencias, pero las niñas autistas tienden a tener mayores mutaciones genéticas que los niños autistas, lo que da lugar a diferencias de sexo en la actividad cerebral, según un estudio de 2021, y apoya la idea de un "efecto protector femenino". Otro análisis de 2021 descubrió que el cromosoma X tiene una gran influencia en el desarrollo del cerebro, lo que podría servir para establecer diferencias de sexo desde el principio. Dadas estas diferencias, los investigadores advierten que no se debe utilizar la actividad cerebral como biomarcador del autismo. Por ejemplo, un análisis de 2021 reveló que los hombres y las mujeres autistas muestran patrones diferentes de actividad cerebral en estado de reposo.


Como dice Emily Neuhaus de la University of Washington en Seattle, "no podemos dar por sentado que lo que aprendemos sobre los varones con autismo es válido para las mujeres con autismo. Esto puede parecer obvio, pero las niñas y las mujeres con autismo suelen estar poco representadas en las muestras de investigación."



El genoma oscuro


En la búsqueda de mutaciones relacionadas con el autismo, los investigadores se han centrado principalmente en los genes, que constituyen sólo el 2% del genoma. Este año, sin embargo, los científicos del autismo han avanzado en la exploración de vastos tramos de ADN que no codifican proteínas. Un estudio de secuenciación implicó lo que podrían ser las tres primeras mutaciones espontáneas en regiones no codificantes relacionadas con la enfermedad. Estas mutaciones contribuyen al autismo en al menos el 2% de las personas del espectro, según otro estudio de 2021. Además, las mutaciones no codificantes desempeñan un papel en la teoría del "segundo golpe" de la genética del autismo, según un análisis de noviembre, que amplía los efectos de las mutaciones en la región cromosómica 16p12.1 vinculada al autismo.


Las mutaciones no codificantes también pueden determinar cuándo y dónde están más activos los genes relacionados con el autismo durante el desarrollo del cerebro, que un nuevo atlas de expresión génica en el cerebro fetal traza para la mitad de la gestación. Y las mutaciones en los potenciadores -regiones no codificantes que potencian la expresión de los genes- son mucho más frecuentes en las personas con autismo que en las que no lo padecen, según un análisis de tejido cerebral postmortem realizado el pasado mes de enero.


"Las pruebas actuales no establecen una especificidad significativa de ningún gen para el autismo. Del mismo modo, no hay vías moleculares o vías o redes neuronales que se sepa que están asociadas de forma exclusiva con el autismo cuando se interrumpen" dice David Ledbetter, chief officer de Dascena, en Oakland.



Mejora del cribado


Este año, los investigadores han desplegado varias estrategias nuevas para intentar mejorar la detección del autismo y, en muchos casos, hacer que el proceso sea remoto, aunque sigue habiendo dudas sobre algunos sistemas basados en aplicaciones. Un nuevo modelo de aprendizaje profundo detecta a los niños autistas basándose en los patrones de otras afecciones anotadas en los historiales médicos de los niños. Una aplicación móvil que rastrea los patrones de mirada de los niños pequeños distingue con precisión a los que tienen autismo de sus compañeros no autistas. Y una aplicación web para el seguimiento de las respuestas pupilares -que pueden ser más lentas en las personas con autismo- también resultó fiable este año. Los nuevos trabajos muestran que los dispositivos portátiles también podrían ayudar a los médicos a detectar los primeros signos de la enfermedad.


Otros equipos tratan de optimizar las prácticas de detección existentes. El año pasado, un grupo descubrió un antiguo error en las directrices de una popular prueba de detección del autismo. Otro equipo aumentó las tasas de cribado del autismo en clínicas pediátricas de Utah, entre otros cambios, añadiendo recordatorios a las historias clínicas electrónicas. Y un número cada vez mayor de investigadores está presionando para que se amplíe el cribado genético de los recién nacidos con el fin de mejorar la identificación temprana de algunas enfermedades relacionadas con el autismo.


"El tiempo de espera desde que se obtiene un positivo en un cribado M-CHAT hasta que se realiza una evaluación específica del autismo puede durar un año" dice Ishanu Chattopadhyay de la Universidad de Chicago.



Investigación participativa


La investigación participativa en el ámbito del autismo no es nueva, pero las conversaciones en torno a esta práctica -que implica una estrecha colaboración entre científicos y personas autistas para diseñar y llevar a cabo estudios- alcanzaron nuevas cotas este año. Un exhaustivo relato personal de la investigadora postdoctoral autista Monique Botha abordó el capacitismo no reconocido en la comunidad investigadora del autismo. Un intenso debate siguió a la puesta en marcha y posterior pausa de Spectrum 10K, un proyecto de secuenciación del genoma previsto en el Reino Unido que algunos autistas consideraron que no se ajustaba a sus objetivos declarados de ayudar a las personas del espectro; los responsables del proyecto anunciaron que entablarían un diálogo más profundo con los autistas antes de reiniciarlo. Y una mirada poco habitual a las percepciones de los investigadores sobre el proceso reiteró que la disposición de los investigadores a trabajar con los autistas es sólo el primer paso.


Spectrum profundizó en el estudio de las colaboraciones exitosas entre investigadores autistas y no autistas y elaboró un manual de buenas prácticas para los científicos que se inician en este concepto.


"Demasiadas investigaciones sobre el autismo no reconocen a los autistas como personas que pueden leer y hacer valiosas contribuciones al campo. En su lugar, los considera poco más que participantes pasivos en el estudio o receptores de tratamiento" dice Elle Loughran, Laidlaw, investigador del Trinity College de Dublin en Irlanda.



Convergencia


Dado que el autismo es una enfermedad tan diversa, los investigadores llevan mucho tiempo tratando de identificar los puntos comunes, incluidas las rutas mecánicas compartidas de sus múltiples formas. Este año, los científicos han trazado varios puntos nuevos de convergencia en ese mapa, varios de los cuales implican funciones compartidas entre los genes relacionados con el autismo: Algunos genes desempeñan un papel en el desarrollo temprano de las neuronas, según un estudio de embriones de rana, mientras que otros parecen ser importantes para la función de las células gliales del cerebro, según demostró un análisis de la expresión génica en células cerebrales individuales.


Unos pocos genes relacionados con el autismo convergen en los mismos barrios celulares, con altos niveles de actividad en el tálamo anterodorsal del cerebro; un estudio demostró que la disminución de la actividad de los genes en ese lugar provocó hiperexcitabilidad neuronal y problemas de memoria en ratones. Y seis modelos de ratón con autismo se volvieron más sociables tras tratamientos farmacológicos que aumentaban los niveles del neurotransmisor serotonina, según un trabajo que señala como otro punto de convergencia una parte del sistema de recompensa social del cerebro, el núcleo accumbens.


Al ampliar la escala, se descubrió que las distintas formas de autismo pueden compartir distintas firmas de actividad en el cerebro, según los escaneos de 16 modelos de ratón. Una de las firmas -marcada por un patrón de sobreconectividad cerebral- surge de un exceso de sinapsis, según sugiere el trabajo con ratones.


"Esperar que íbamos a encontrar una firma común para una enfermedad tan heterogénea era una especie de quimera", dice Kaustubh Supekar, asistente clínico del profesor de psiquiatria y ciencias del comportamiento de la Universidad de Stanford en California.


https://www.spectrumnews.org/features/special-reports/trends-in-autism-research-2021/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=f403a27552-EMAIL_CAMPAIGN_2021_12_21_09_37&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-f403a27552-169086874



33 visualizaciones0 comentarios